10 Famosos Con Enfermedades Graves

NOV 24, 2016 AT 01:52 AM |
By

Gregg Allman - Hepatitis C

Photo Credit: Getty Images

A Allman le diagnosticaron hepatitis C en 1999. Cree haber contraído la enfermedad al hacerse un tatuaje a los veintitantos años. Al rockero le diagnosticaron después de años de vivir con fatiga crónica, que es uno de los muy sutiles síntomas de la hepatitis C, una afección “silenciosa” que deteriora lentamente el hígado y puede desembocar eventualmente en cirrosis, o escarificación del hígado.

Allman se sometió a un trasplante de hígado en 2010, después de que la terapia con fármacos no consiguiese detener la progresión de la enfermedad. Se recuperó bien y desde entonces ha actuado como portavoz de “Tune into Hep C”, una organización cuyo propósito es concienciar sobre la hepatitis C crónica, que actualmente afecta a 3,2 millones de norteamericanos.

George Clooney - Dolor crónico

Photo Credit: Getty Images

Clooney dice que a veces no consigue dormir por las noches debido a un grave dolor crónico, causado por un accidente que tuvo en 2005 durante el rodaje de “Syriana”. El accidente le provocó una rotura en la columna vertebral y un escape persistente de fluido cerebroespinal.

Clooney declara haber tomado a lo largo de los años cierto número de sustancias prohibidas con receta altamente adictivos. Dice que aunque el dolor ahora se ha vuelto soportable, no ha llegado nunca a desaparecer del todo.

Michael Phelps – ADHD

Photo Credit: Getty Images

A pesar de tener un desorden de hiperactividad por déficit de atención, Phelps ha logrado convertirse en una superestrella del oro olímpico. El nadador fue diagnosticado con ADHD a la edad de 9 años. Entonces empezó a tomar estimulantes (el tipo de fármaco que suele usarse para tratar este desorden) y aprendió modificación conductual para ayudarle a mantenerse concentrado tanto dentro como fuera de la piscina.

Hay expertos que afirman que los deportes son una forma fantástica para que las personas con ADHD se mantengan equilibradas mentalmente. Phelps también utiliza la terapia conductual cognitiva para luchar contra el desorden. Se cree que cerca de un 4 por ciento de la población de Estados Unidos padece ADHD.